La revolución no será televisada



En estos días he estado viendo un documental llamado "1971, el año que la música lo cambió todo", y en uno de los capítulos se habla acerca del activismo de la población negra en EU, con Angela Davis como la activista más importante, considerada por el FBI y el gobierno de Nixon como "un peligro para la sociedad americana" ¡Qué familiar suena esa frase aquí en México! Fue encarcelada con cargos inventados y liberada meses después, en gran medida, debido a la presión social de la sociedad, no solo los negros.

También por esos meses ocurrió un conflicto en una prisión llamada Attica, el cual terminó en la muerte de varios reos, la mayoría negros, y algunos policías. Fue un escándalo por la forma radical y brutal con la que se actuó por parte de las autoridades.



En este contexto nació la canción "The revolution will not be televised" de Gil Scott Heron, en la que básicamente se movía al oyente a actuar, a movilizarse. Invitaba a pensar que la revolución que se requería para hacer una mejor sociedad tenía que ser vivida y no solo observada por televisión.

"Creo que la televisión y todos los medios de comunicación son, de hecho, educativos. Dejadas a los auspicios de los magnates del marketing en una cultura analfabeta de los medios, estas tecnologías sirven al statu quo y, por lo tanto, son en esta medida antitéticas a la revolución. La revolución no se televisará, se interiorizará, desplegará e improvisará. Es decir, el primer paso es la conciencia ... nuestra propia conciencia, sin mirar hacia afuera para promoverla en los demás". Referencia



Todo esto me hizo recordar el contexto en el que ocurrieron las pasadas elecciones  en México del 6 de junio. Cuando veía el capítulo de esta serie donde se habló de estos acontecimientos y escuché la canción referida, yo la imaginé pensada de forma diferente, aunque quizá en el fondo sea también la idea con que fue escrita. De acuerdo a los resultados sobre todo en la Cd. de México, lo que se estuvo repitiendo hasta el cansancio, día y noche, en la mayoría de los noticiarios de radio y televisión fueron mentiras y calumnias contra el Presidente y el partido al que pertenece, la magnificación de los errores, etc. 




Sin embargo, no se dijo nada de los buenos resultados obtenidos por el gobierno en cuanto al apoyo a los marginados, en cuanto al manejo de la pandemia (no hubo tercera ola ni enfermos en las calles ni los hospitales fueron rebasados) y el manejo de la economía (el peso se ha mantenido estable por casi tres años), que hay libertad absoluta de expresión, no hay presos políticos, y varios etcéteras. Y en este sentido puedo decir: La revolución no ha sido televisada ni transmitida por radio. Los medios de comunicación se han hecho los occisos y no muestran la Revolución que ha iniciado Amlo en diferentes frentes. Es cierto que hay aspectos que no se han atendido o en los que falta poner atención, pero hay varios aspectos en los que se han tenido avances importantes, pero eso no se dice, no se transmite.

En el caso de México, la revolución no está siendo televisada, y ha tenido que seguir a través de otros medios como el internet, y a través del boca en boca.

Y lo que sí se ha televisado o transmitido han sido mentiras, verdades a medias, que al final, hicieron que mucha gente cayera en la trampa, se dejara influenciar por los agoreros de las catástrofes, catástrofes que desde las elecciones de 2006, 2012 y 2018 no han dejado de repetir, y que cuando Obrador llegó a la presidencia, nada de lo que pregonaron pasó.

No obstante, también es aventurado decir que todas las personas que votaron en contra de Morena fueron personas que se dejaron manipular por los medios. Hubo otros que se han dejado manipular por sus prejuicios y sus criterios clasistas, que les impiden entender la frase que insistentemente ha repetido el presidente: Por el bien de TODOS, primero los pobres.

No se dan cuenta que apoyar a los indígenas, a los pobres de los cinturones de miseria alrededor de las ciudades, a los obreros, a los comerciantes informales, campesinos, etc., es apoyar al país construyendo una sociedad menos injusta, menos desigual, y con más oportunidades para todos.

Varias veces, López Obrador ha hablado de que su movimiento no pretendía solo llegar a la presidencia, para detener la corrupción y crear mejores condiciones de vida para los pobres, que ya es mucho, sino que buscaba cambiar las conciencias, hablaba de una revolución cultural donde se dejaran a un lado lacras tales como el racismo y el clasismo y se promoviera la reconciliación y la tolerancia.

En este sentido, existe una analogía con la interpretación que algunos hacen de la canción de Gil Scott:

"La revolución de Scott-Heron es más grande que un movimiento o una marcha. Es mucho más grande que cualquier cosa que se pueda capturar en una película. Es más grande que las trivialidades de la vida diaria. Es un cambio interno de mentalidad y actitud; algo que solo puede provenir de un momento de comprensión. Un momento de comprensión que exige un cambio al statu quo". Referencia


Lo mismo que el movimiento de la gente negra en EU que tuvo ese momento importante en los 70's y hasta la fecha continua, intensificándose de vez en cuando, pero sigue, así el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) continua. Pese a las nuevas matemáticas de los aliancistas que según ellos ganaron aunque de 15 gobernaturas perdieron en 11 y a los opinadores y medios de comunicación contrarios a la 4T, el movimiento iniciado por López Obrador sigue vivo y solo basta que en estos tres años que le restan, se afiance esta idea de una Revolución pacífica, de un cambio social, de mentalidad, mediante el diálogo y el convencimiento en nuevas generaciones. Que haya jóvenes que se den cuenta de la importancia de este momento, de estos tiempos, en los que está en juego cimentar el cambio hacia una sociedad mejor, más justa y más humana, dejando a un lado los criterios bajo los cuales el neoliberalismo pretendió hacer de México un país completamente subordinado a los intereses extranjeros.


Y es necesario usar todos los medios a nuestro alcance para que los jóvenes sepan y crean que un mejor país es posible.


Está claro que esta Revolución no será televisada... por tanto, tiene que ser platicada, tiene que ser soñada y llevada a cabo en las calles, en las reuniones, en las aulas, en las iglesias.



 


 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Las camisas Ralph Lauren