Estás solo



Tengo varios recuerdos de mi niñez,
solo, jugaba solo, pasaba mucho tiempo solo en el campo, los fines de semana que iba con mi padre al pueblo donde vivían mis abuelos.

En la adolescencia, fue aún más marcado. Caminaba muchas veces solo, empecé a ir al cine o al pueblo de mis abuelos, solo.

He tomado muchas decisiones importantes por mi cuenta, solo, sin consultar. Quizá algunas hayan sido malas decisiones, pero yo las asumí. No había a quien echarle la culpa.

Por muchos años busqué con quien compartir mi existencia, en quien confiar, quien buscara mi abrazo y a quien yo quisiera abrazar.

Hoy, camino solo, y está bien.

No me pesa.
No es queja.
Estoy en paz.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate