Ir al contenido principal

Empatía

"No pueden matarme,

lo que yo era,

murió el día que me quitaron la confianza para entrar en un aula"

Profesor G (Samuel L. Jackson)
en la película 187, Código de muerte


No sé hasta qué punto la gente que ha nacido entre ganadores, o a la que se le ha educado para ser ganador, para ser el primero, para lograr metas, al costo que sea, podría ser empático con otra persona.

Decían que un entrenador, algunos dicen que el mejor de los que ha habido, dijo alguna vez: la victoria no es lo mejor, es lo único.

Por eso será tal vez que hay quienes pierden y no lo aceptan.

Pero si no aceptamos de suyo esa frase, solo porque lo haya dicho ese entrenador, podemos pensar que el fracaso también enseña, lo mismo que el descrédito, la burla, o la difamación.

Me vienen esas ideas a la cabeza porque leo esta nota y no sé qué tan buenas han sido mis elecciones, pero desde adolescente, decidí optar por dos equipos de futbol, americano y soccer. Fueron ganadores en ese tiempo, los ochentas, y no lo volvieron a ser.

Uno de ellos es este equipo, los Pieles Rojas de Washington. Recuerdo que compré una gorra del equipo.

Le van a cambiar de nombre por supuestamente ser una ofensa para los pueblos originarios. Honestamente, creo que no era ofensivo. Quizá las razones sean otras.

El caso es que aunque en treinta años no volvieron a ganar, no creo haber elegido mal.

Así es la vida, se toman decisiones y hay muchos factores en juego que definen los resultados.

Quedará en el recuerdo ese equipo, quedarán ahí sus victorias, y luego se diluirán en el tiempo.

Así las personas. Algunos serán recordados por sus múltiples victorias, otros, por una victoria, y otros serán recordados más bien por sus fracasos o sus errores. Y luego se diluirán también en el tiempo.

A eso, un viejo escritor y sacerdote católico le llamó la ley de la transitoriedad.

Es la vida, y entre más pronto la aceptemos como es, más pronto llegará la paz.

El otro equipo, por cierto, es el Cruz Azul.



Leer nota


Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Dejaré de ser profesor

Dejaré de ser profesor el día que... no tenga ganas de acudir al salón de clases                        no crea en la idea de que los jóvenes pueden cambiar           piense que los alumnos son tontos porque no hacen lo que les digo piense que yo soy el único que tiene la razón dentro del aula y que es preferible mentir a reconocer que me equivoqué                              yo considere que los estudiantes no me pueden dar lecciones a mí          deje de creer que los jóvenes a quienes doy clases pueden lograr cosas mayores que yo y hacer de este mundo, un mundo mejor deje de creer que los estudiantes pueden aprender a fijarse metas, soñar, comprometerse...si se les brinda el ambiente adecuado en el aula piense que mis palabras y acciones no pueden inspirar al menos a un alumno a ser mejor, distinto Ese día dejaré de ser profesor No antes