Gotas de lluvia

Miércoles 8 de abril.
Los restos de un magnífico aguacero en la víspera del inicio de los Días de Guardar, ahora sí, literalmente.
Para quien no haya escuchado esa frase, se refiere a los días santos, jueves, viernes y sábado, y se le llamaba así a esos días porque en teoría los creyentes dejaban todo y se iban a las celebraciones correspondientes.
Qué cosas, como si Dios hubiera obligado a todos a guardarse, ya que no le hacían caso.
Ese podría ser un buen argumento, pero...para aquellos que gustan del autoritarismo y los gritos, conozco a varios y varias, se les olvida que el dios pintado por su hijo, era la de un Dios misericordioso, que nunca sería capaz de obligar a nadie a hacer algo o a cambiar su conducta.
Por eso , hace unos 13 años, cuando me dí cuenta que cada quien hacia su dios a su imagen y semejanza (y no al revés), decidí seguir mi camino lejos de toda iglesia.
No obstante, cuando veo cosas como la lluvia, suelo recordar a alguien llamado Dios, como un dios bueno, nada que ver con un dios carcelero y vengativo.







Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate