Ese hombre soy yo


"A los veintisiete días de mayo del año setenta 
un hombre se sube sobre sus derrotas,
pide la palabra momentos antes de volverse loco.
No es un hombre, es un malabarista de una generación.
No es un hombre, es quizás un objeto de la diversión,
un juguete común de la historia 
con un monograma que dice bufón.
Ese hombre soy yo.

Pero debo decir que me tocó nacer en el pasado
Y que no volveré.
Es por eso que un día me vi en el presente,
Con un pie allá, donde vive la muerte,
Y otro pie suspendido en el aire, buscando un lugar,
Reclamando tierra de futuro para descansar.
Así estamos yo y mis hermanos, 
con un precipicio en el equilibrio 
y con ojos de vidrio.

Ahora quiero hablar de poetas,
de poetas muertos y poetas vivos, 
de tantos muchachos hijos de esta fiesta
y de la tortura de ser ellos mismos, 
porque hay que decir que hay quien muere 
sobre su papel, 
que vivirle a la vida su talla tiene que doler.


Nuestra vida es tan alta, tan alta 
que para tocarla casi hay que morir,
Para luego vivir.

Yo no reniego de lo que me toca,
Yo no me arrepiento pues no tengo culpa,
pero hubiera querido poderme jugar 
toda la muerte allá, en el pasado, 
o toda la vida en el porvenir
que no puedo alcanzar.

Y con esto no quiero decir que me pongo a llorar.
Sé que hay que seguir navegando, 
sigan exigiéndome cada vez más 
hasta poder seguir o reventar ".

de Silvio Rodríguez

...y lo suscribo.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate