Ir al contenido principal

Dar un regalo



"Hoy me vino la gana, que no las musas
Hoy no tengo pretextos ni disculpas
Para cantarte a ti
Para escribirte un verso y descolgarte desde aquí
Hasta las ganas de la mañana, ya por venir"

Alejandro Filio




Me acuerdo que la primera vez que le regalé algo a una mujer fue siendo adolescente.

Desde ese tiempo hasta hoy, siempre ha sido un gusto. Pensar lo que le podría gustar a ella, y desde ese momento uno tiene que imaginarla con esa ropa, esos aretes o ese perfume.

Un regalo puede ser una forma de pedir algo a cambio, puede ser un chantaje, puede ser una forma de pedir perdón, una forma de comprar cariño o atención.

Me parece que nunca hice un regalo por alguna de estas razones.

Lo que compré, siempre fue con la idea de que le gustara, de que le fuera útil.

Una cosa es la intención y otra los resultados, y sé que muchas veces me equivoqué o en el color, en la talla, en sus gustos. No dudo que muchos de esos regalos nunca los usaron o fueron regalados o desechados. Son los riesgos.

Con todo, haya acertado al menos una vez y hayan sido muchas las veces que no se acerté, en todas el regalo fue otra forma de amar, de agradecer, de abrazar. Y le haya gustado o no el regalo a ella, siempre sentí que le dio valor a esa acción, pues fui recompensado de una u otra forma.

Finalmente, agrego que hasta ahora, nunca he dado un regalo si no ha sido porque una mujer ya antes me había regalado algo: su tiempo, su atención, una sonrisa o un abrazo.


Cualquier cosa que he regalado siempre ha sido una respuesta a quien en algún momento me hizo creer que yo era importante para ella, haya sido una eternidad contenida en un rato que pudo durar un minuto, una hora, un día, una semana, un mes o un año.

Si por cada regalo que he dado, puedo contar los ratos valiosos que me han dado las mujeres que he conocido, en realidad ya he vivido varias eternidades.

Sea este escrito un regalo para ellas, por su generosidad, por su tiempo y por su espacio. A las que les regalé algo, a las que me conocieron, a aquellas con las que tuve alguna conversación, pero también a aquellas con las nunca crucé palabra, que nunca supieron de mi existencia y que sin embargo, vi un instante en la calle, en el avión, en la estación de un tren, y me gustaron.

A todas ellas, gracias, porque antes que yo pensara en darles algo, ya me habían dado algo a mí, y ese algo me permite seguir vivo, seguir cuerdo...o loco, que da lo mismo.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Dejaré de ser profesor

Dejaré de ser profesor el día que... no tenga ganas de acudir al salón de clases                        no crea en la idea de que los jóvenes pueden cambiar           piense que los alumnos son tontos porque no hacen lo que les digo piense que yo soy el único que tiene la razón dentro del aula y que es preferible mentir a reconocer que me equivoqué                              yo considere que los estudiantes no me pueden dar lecciones a mí          deje de creer que los jóvenes a quienes doy clases pueden lograr cosas mayores que yo y hacer de este mundo, un mundo mejor deje de creer que los estudiantes pueden aprender a fijarse metas, soñar, comprometerse...si se les brinda el ambiente adecuado en el aula piense que mis palabras y acciones no pueden inspirar al menos a un alumno a ser mejor, distinto Ese día dejaré de ser profesor No antes