Ir al contenido principal

Probarse otros zapatos o romper el ídolo

(Publicado el 10/2/2010)





"Juan Salvador Gaviota (es el nombre de un personaje en un libro que se llama igual), habiendo descubierto el placer de volar y que sus alas eran para algo más importante que sólo para buscar comida y siendo rechazado por su parvada por no pensar como ellos, se dedicó a disfrutar para sí lo que los otros no aceptaron". Fragmento del libro.

Me temo que cada vez menos gente está dispuesta a reconocer que se ha equivocado. Ha definido cuáles son sus ídolos y prefiere morir por ellos que otorgar el beneficio de la duda al otro. Y debido a esta defensa a ultranza de las convicciones propias, los encuentros para la toma de decisiones se convierten en diálogos de sordos.

Lo triste es que esos ídolos son producto de cierto sonambulismo adquirido por la cultura en la que se creció. Si se es Testigo de Jehová o es aficionado a al América, lo más seguro es que sea algo que venga de familia o de mis amigos. Y ese sonambulismo a veces es lo mismo que costumbre o tradición, lo que dicta la sociedad, lo que dicen mis amigos, lo que aprendí a hacer y no sé cómo hacerlo de otra forma.

Por mucho tiempo he pensado que si la gente estuviera dispuesta a probarse otros zapatos, vería las cosas de distinta forma. Intentar acercarse a los demás con empatía.

Entiendo ahora que por más que quiera, si los demás no quieren despertar, es locura tratar de obligarlos.

De todas formas, si de algo sirve, hay un libro llamado “Rompe el ídolo” de un escritor llamado Anthony de Mello, muy criticado y polémico, pero con un pensamiento muy claro. Otro escritor llamado Ignacio Larrañaga hablaba de la Conciencia Consciente.

Y finalmente, acerca de probarse otros zapatos, he aquí una rolita.


Comentarios

Silvia P. dijo…
el tener un idolo es el no creer en su propio intelecto .

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Mujer que mira el techo

"Aunque soy un pobre diablo casi siempre digo la verdad [...] Dejo sangre en el papel [...] y cada verso es un girón de piel" Víctor Manuel cantante español Una mujer que mira el techo mientras un hombre se mueve agitadamente sobre ella. La mujer solo está aguantando, esperando que el hombre termine.  Mira el techo o mira hacia a un lado, intentando evadirse, sentir que no está ahí. El hombre, cuando se distingue por un machismo anacrónico, no piensa ni por un instante si la mujer debe sentir también placer, él ha sentido placer al entrar y quiere terminar pronto, como cualquier otro macho de una especie diferente que solo busca entrar y eyacular por instinto para asegurar su progenie. Es posible que cuando una mujer mira el techo, mientras espera, con dolor, enojo, tristeza, miedo, asco o indiferencia, en ese momento el hombre que está sobre ella deja de ser hombre, en el sentido de género, deja de ser humano. No hay empatía, no hay ese "considerar al otro o la otra&quo