Probarse otros zapatos o romper el ídolo

(Publicado el 10/2/2010)





"Juan Salvador Gaviota (es el nombre de un personaje en un libro que se llama igual), habiendo descubierto el placer de volar y que sus alas eran para algo más importante que sólo para buscar comida y siendo rechazado por su parvada por no pensar como ellos, se dedicó a disfrutar para sí lo que los otros no aceptaron". Fragmento del libro.

Me temo que cada vez menos gente está dispuesta a reconocer que se ha equivocado. Ha definido cuáles son sus ídolos y prefiere morir por ellos que otorgar el beneficio de la duda al otro. Y debido a esta defensa a ultranza de las convicciones propias, los encuentros para la toma de decisiones se convierten en diálogos de sordos.

Lo triste es que esos ídolos son producto de cierto sonambulismo adquirido por la cultura en la que se creció. Si se es Testigo de Jehová o es aficionado a al América, lo más seguro es que sea algo que venga de familia o de mis amigos. Y ese sonambulismo a veces es lo mismo que costumbre o tradición, lo que dicta la sociedad, lo que dicen mis amigos, lo que aprendí a hacer y no sé cómo hacerlo de otra forma.

Por mucho tiempo he pensado que si la gente estuviera dispuesta a probarse otros zapatos, vería las cosas de distinta forma. Intentar acercarse a los demás con empatía.

Entiendo ahora que por más que quiera, si los demás no quieren despertar, es locura tratar de obligarlos.

De todas formas, si de algo sirve, hay un libro llamado “Rompe el ídolo” de un escritor llamado Anthony de Mello, muy criticado y polémico, pero con un pensamiento muy claro. Otro escritor llamado Ignacio Larrañaga hablaba de la Conciencia Consciente.

Y finalmente, acerca de probarse otros zapatos, he aquí una rolita.


Comentarios

Silvia P. dijo…
el tener un idolo es el no creer en su propio intelecto .

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate