Las camisas Ralph Lauren

(Publicado el 14/3/12)


En su libro "Basta de historias", Andrés Oppenheimer, hay una parte donde menciona que los países con materias primas no son los que tienen mejor posición económica, como alguna vez se pensó, y más aún, menciona que quienes manufacturan, diseñan, inventan, crean, son actualmente quienes reciben los mayores ingresos, sean países como Singapur o bien, personas como Bill Gates o Carlos Slim.

Y una referencia específica es este tipo de playeras, Ralph Lauren. El periodista menciona que si bien esta playera llamada tipo "polo" se puede comprar sin esa etiqueta por la mitad del precio en tiendas o quizá más barata, la gente las compra por el orden de los 85 dólares, pero lo que compra no es la tela o el color, sino un estilo de vida, un status que la compañía, dueña de esta marca se ha esmerado en vender.

Lee uno esto y resulta entendible ese fenómeno que se dio hace unos meses cuando al presentar a un narcotraficante a los medios de comunicación, todo el país lo vio vestido con una de esas playeras con el jugador de polo en el frente. Y el gobierno y los mismos medios fueron muy criticados porque al presentar a este señor vestido así, el mensaje que daban es que este delincuente tenía un status dado por la playera.

Como un fenómeno social, resulta sumamente interesante observar que los humanos somos muy dados a observar el estilo de vida de los demás, y vamos definiendo nuestra personalidad a partir de ir tomando ciertos rasgos de aquellos estilos de vida que nos llaman la atención, los que nos convencen, aquellos que empatan con la forma en la que vemos la vida o la forma en la que queremos verla. De ahí la importancia de identificar qué personas son a quienes admiro, cuáles son las ideas que promueven, y si estoy de acuerdo con esas ideas o no. Y si ese estilo de vida es efímero como la vida de un delicuente o si se busca definir un estilo de vida que me haga aspirar a cosas mayores.

Creo que no podemos negarnos a aprender de los demás, a ver la forma de vida de los otros y a querer parecernos a otros. Lo que si podemos hacer es analizarlo todo, como dijo algunas vez un tal Pablo de Tarso, y quedarnos con lo bueno...y a partir de ahí empezar a construir nuestra propia historia, empezar a moldear nuestro propio estilo de vida, el que hable de aquello que la vida nos dio como un talento único, irrepetible, y que quizá sea nuestra mayor riqueza, ese ser diferentes a otros y aportar un estilo de vida propio.





Comentarios

Anónimo dijo…
En serio profe, usted es genial.
S dijo…
Estoy leyendo "Basta de Historias". Apenas voy al capítulo dos y ya me ha atrapado.
Magnífico, yo también lo estoy leyendo. Saludos afectuosos.

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate