Ir al contenido principal

Arbol que nace torcido...¿jamás su tronco endereza?

(Publicado el 6/2/10. Me deja un poco sorprendido, pero al mismo tiempo es un consuelo, que hay ciertos principios en los que he creído, y que se han mantenido firmes todo este tiempo. Me he equivocado en quien confiar y a quien amar, más no por eso pienso que toda la gente es así. He crecido en una familia, en una cultura cristiana con prejuicios, pero afortunadamente, de alguna manera, me he resistido a creer que mi "experiencia¨ me diga cómo las personas serán o actuarán. Es mejor creer que puede pasar lo mejor, aunque le den a uno con la puerta en las narices)


Prejuicio.


En la página wordreference.com se define esa palabra como:


"Juicio u opinión, generalmente negativo, que se forma inmotivadamente de antemano y sin el conocimiento necesario".


Es a partir del conocimiento de ciertas personas, después de años de tratarlas que tal vez, y sólo tal vez, uno se puede formar una opinión medianamente cercana a la realidad respecto a ellas. No obstante, a pesar de los años, aún se corre el riesgo de estar equivocado.


Por otro lado, según dice el refrán que da título a este texto, las actitudes que vemos en ciertas personas o lo que suponemos que ellos son, frecuentemente nos hace pensar que serán así el resto de su vida.


Bueno, si hasta la fecha soy profesor y encuentro sentido el serlo, es porque pienso que los estudiantes que llegan a la preparatoria o la universidad, ya con muchas ideas arraigadas en su cabeza, y muchas veces no ideas precisamente loables (baja estima propia, odio, egoísmo, soberbia, dependientes, etc.) pueden cambiar, pueden corregir algunas ideas que les permitan crecer como individuos.


Es muy común dar por muerto al que no lo está o apagar la mecha que aún humea.


Hace algunos años vi una película que dejaba entrever algo de esto que escribo. Sixteen blocks (Muerte súbita) con Bruce Willis. Es una película clase B, para muchos, sin pena ni gloria, pero propone ciertos prejuicios que se tienen hacia un convicto, y la lucha de éste por lograr que los demás crean que es posible cambiar las circunstancias en las que está.


Si los demás no lo creen, yo debo creer que puedo cambiar mi circunstancia, si es que debo hacerlo para ser mejor persona.





Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Mujer que mira el techo

"Aunque soy un pobre diablo casi siempre digo la verdad [...] Dejo sangre en el papel [...] y cada verso es un girón de piel" Víctor Manuel cantante español Una mujer que mira el techo mientras un hombre se mueve agitadamente sobre ella. La mujer solo está aguantando, esperando que el hombre termine.  Mira el techo o mira hacia a un lado, intentando evadirse, sentir que no está ahí. El hombre, cuando se distingue por un machismo anacrónico, no piensa ni por un instante si la mujer debe sentir también placer, él ha sentido placer al entrar y quiere terminar pronto, como cualquier otro macho de una especie diferente que solo busca entrar y eyacular por instinto para asegurar su progenie. Es posible que cuando una mujer mira el techo, mientras espera, con dolor, enojo, tristeza, miedo, asco o indiferencia, en ese momento el hombre que está sobre ella deja de ser hombre, en el sentido de género, deja de ser humano. No hay empatía, no hay ese "considerar al otro o la otra&quo