Acerca de las palabras Ikiru y Ubuntu

(Publicado en marzo de 2007)

Hace algún tiempo, vi una película con dos actores bastante conocidos, Samuel L. Jackson y Juliette Binoche. La película en español se llamaba algo así como "mi tierra" o algo parecido, el caso es que trataba acerca de los intentos de un país por sanar las heridas dejadas por el apartheid. Mostraba una especie de viaje por todo el país de Sudáfrica de un grupo de observadores y periodistas internacionales que asistían a reuniones en las que personas blancas y negras contaban sus testimonios y al hacerlo, buscaban perdonar a sus opresores o pedir perdón a quienes habían dañado. En el transcurso de la historia se menciona la palabra "ubuntu" la cual traducen como "yo soy porque nosotros somos" y en base a este significado es que se realizaba ese ejercicio, mencionando que el país no podría reconstruirse sino a partir del perdón que si diera entre sus habitantes. Por lo tanto, era vital que se sanaran las heridas para que el país pudiera crecer en conjunto. Que no se podía hablar de un país sano, sino es en la medida que cada habitante estuviera reconciliado con su pasado, sin ánimos de venganza o resentimiento.

Hace unos días vi una película japonesa de un director bastante famoso llamado Akira Kurosawa. La película en cuestión se llama Ikiru que significa "vivir" . Es una película vieja, es en blanco y negro, uno tiene la sensación de que está viendo una película de "la época de oro de nuestro cine nacional", y que de pronto por ahí va a salir David Silva o el entrañable Mantequilla. Hasta la música que usa el director es similar a la que se usaba en las películas mexicanas de ese tiempo.


Pero afortunadamente, Kurosawa creo que no lleva al espectador al sentimentalismo tan fácilmente como lo hacían Zacarías, Cardona o Ismael Rodríguez.
No, aunque la película tiene momentos conmovedores, no abusa de querer sólo conmover y condolerse de los personajes por sus cuitas. Creo que busca llevar a la reflexión. La historia es ésta; un hombre ya de edad avanzada, digamos 60 o 70 años, se entera de que tiene cáncer y que le quedan sólo unos meses de vida. Y se da cuenta que va a morir y que los últimos 30 años de su vida ha dejado de vivir, al parecer, desde la muerte de su esposa. Se da cuenta que esos años han sido de una rutina tal que es como si estuviera muerto en vida. Es una reflexión acerca del sentido que le damos a la vida, del porqué hacemos las cosas. Es parecido a ese dicho: Fulano nació en 1950, murió en 1980 y lo enterramos en el 2000. Lo interesante es que la película plantea la forma en la que él encuentra una forma de darle sentido a su vida, en esos últimos meses, ayudando a construir un parque. Pero la moraleja no se queda ahí, sino que también muestra la forma en la que otros se aprovechan de tal situación y otros que momentáneamente se sienten inspirados por la actitud de ese hombre y tiempo después regresan a la misma rutina en que vivían.


Dos palabras, ubuntu e ikiru, de dos lenguas diferentes, de dos culturas diferentes, pero plantean una realidad universal: que no podemos hacer una vida ajena a la suerte de los demás, que lo que yo haga repercute de una u otra forma en los demás (ubuntu), y por otro lado, que vivir en su más amplia definición, significa algo más que respirar, comer y dormir, que significa tener una razón, un sentido por el cual hacer las cosas (ikiru).

Comentarios

Cuando fuí a Madrid en mi estancia de 2 meses, una de esas tardes que andaba caminando por la gran vía, entré al cine, y precisamente entré a ver esa película de mi tierra. me pareció muy interesante, y bueno por que son actores, que más o menos conozco. por que los había visto en otras películas. La otra película si no la he visto. me parece también muy interesante, voy a tratar de verla. Yo sé que no todas las películas te dejan algún mensaje, pero bueno, casi siempre trato que lo que vea, algo deje. por mínimo que sea. Decía alguien, el cine no es la vida, pero bueno si no existiera el cine, no existirían ni los que hacen las películas, ni los que las vemos. Muy bonitos mensajes tienen las dos películas. voy a tratar de llevarlos a la práctica.

David.

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate