Ir al contenido principal

El caminante



Hubo una vez un hombre que caminaba,
le gustaba caminar

Hubo un tiempo que este hombre
solía caminar buscando entender,
quizá olvidar, quizá buscaba redención,
o quizá buscando cómo perdonar

En este afán de aclarar sus ideas,
buscaba algún parque o sendero solitario

No era de saludar a los demás
caminantes, solo por cortesía

No era lo suyo saludar a desconocidos
y tampoco le parecía sincero
responder al saludo de desconocidos

Y casi siempre se salía con la suya

A veces caminaba una hora
sin toparse con nadie

No obstante, nada era perfecto
A pesar de encontrar el parque
vacío de otros caminantes,
había algo que lo perturbaba

Una tontería

Pero que le hacemos,
hay de almas y almas

Las que fueron creadas para no sentir
o aprendieron a no sentir
o aparentar que no sienten
y otras, que sienten y lo manifiestan,
que sienten y corren el riesgo

He aquí que este hombre que buscaba
no ser perturbado en sus cavilaciones,
un día observó que cuando pasaba
cerca de unos cables de luz o cerca
de las ramas de algún árbol a la orilla
del camino, las palomas o las torcazas
que se preparaban para dormir
se sentían perturbadas por el
humano caminante que pasaba bajo ellas
y por temor o precaución,
emprendían el vuelo

Eso le dolía a este hombre

Él no quería hacerles daño
¿porqué huían entonces?

Pero la naturaleza es así
A veces es más fuerte el miedo
que la razón,
es más fuerte el instinto de
supervivencia
que la realidad

Tal vez una cosa es la intención
que uno tiene, y otra cosa
es lo que se ve en el rostro,
que puede ser amenazador

Espero que alguna vez se den cuenta,
dijo para sí,
espero que alguna vez mi rostro
refleje realmente que
lo único que quiero es caminar
sin perturbarlas,
que lo único que siempre
he querido ha sido
pasar sin perturbar
el descanso de una torcaza








Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Mujer que mira el techo

"Aunque soy un pobre diablo casi siempre digo la verdad [...] Dejo sangre en el papel [...] y cada verso es un girón de piel" Víctor Manuel cantante español Una mujer que mira el techo mientras un hombre se mueve agitadamente sobre ella. La mujer solo está aguantando, esperando que el hombre termine.  Mira el techo o mira hacia a un lado, intentando evadirse, sentir que no está ahí. El hombre, cuando se distingue por un machismo anacrónico, no piensa ni por un instante si la mujer debe sentir también placer, él ha sentido placer al entrar y quiere terminar pronto, como cualquier otro macho de una especie diferente que solo busca entrar y eyacular por instinto para asegurar su progenie. Es posible que cuando una mujer mira el techo, mientras espera, con dolor, enojo, tristeza, miedo, asco o indiferencia, en ese momento el hombre que está sobre ella deja de ser hombre, en el sentido de género, deja de ser humano. No hay empatía, no hay ese "considerar al otro o la otra&quo