Ir al contenido principal

A un estimado amigo, fan de Kiss

No recuerdo a muchos amigos de los tiempos de la educación secundaria. Uno de ellos se llamaba Adolfo Pelayo. En ese tiempo, era el más alto de los alumnos en el salón de clase. Éramos cuatro o cinco amigos que formábamos un pequeño equipo para sobrevivir en el ambiente escolar. Una característica de este amigo es que era fan de la banda Kiss. Tenía sus discos y disfrutaba cantar las canciones imitando a Gene Simmons, el líder de la banda, sacando la lengua.

Me acuerdo de dos hechos concretos que muestran mucho de la estupidez adolescente. Por un lado, recuerdo que él me defendió varias veces en los líos propios de adolescentes. Era una ventaja tener un amigo más alto. Pero, por el otro lado, recuerdo que la única broma, más o menos pesada que hice en toda la vida escolar, y hablamos de toda, se la hice a él. Hubo un tiempo que nuestro mejor pasatiempo era que cuando algún compañero se distraía, estando en la última clase, ya cuando todos queríamos salir y todos queríamos salir primero, le amarrábamos las cintas de su mochila al mesabanco donde estaba sentado. Cuando ese alumno se levantaba se llevaba arrastrando el mesabanco y tenía que detenerse a desatar el nudo, y ya no evitaba el congestionamiento. Me acuerdo que una vez él estaba sentado adelante de mí y en un rato que él se distrajo, le até las cintas de su mochila al mesabanco. Yo sabía que si se enteraba de que había sido yo, seguramente saldría golpeado, pero fue de esas poquísimas veces que corrí un riesgo.

Sonó el timbre de salida, y todos se levantaron, él incluido. Lo que me salvó fue que al ser alto y la banca no era muy pesada, caminó varios pasos antes de darse cuenta que iba arrastrando la banca. El caso es que cuando se dio cuenta ya estaba cerca de la puerta y ya no le importaba saber quién fue sino irse. Y el susto  no pasó a mayores. La broma salió bien.

Me acuerdo que lo vi una vez años después. Me acuerdo que yo ya estaba un poco más alto. No volví a verlo.


Hace un rato me encontré con este rocknmob con la canción, quizá más famosa de Kiss. Desde Rusia. Un excelente performance y un buen motivo para recordar a buenos amigos como Pelayo, que así le decíamos.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Dejaré de ser profesor

Dejaré de ser profesor el día que... no tenga ganas de acudir al salón de clases                        no crea en la idea de que los jóvenes pueden cambiar           piense que los alumnos son tontos porque no hacen lo que les digo piense que yo soy el único que tiene la razón dentro del aula y que es preferible mentir a reconocer que me equivoqué                              yo considere que los estudiantes no me pueden dar lecciones a mí          deje de creer que los jóvenes a quienes doy clases pueden lograr cosas mayores que yo y hacer de este mundo, un mundo mejor deje de creer que los estudiantes pueden aprender a fijarse metas, soñar, comprometerse...si se les brinda el ambiente adecuado en el aula piense que mis palabras y acciones no pueden inspirar al menos a un alumno a ser mejor, distinto Ese día dejaré de ser profesor No antes