Reflexiones en julio

Venía conduciendo, y cuando me detuve ante una luz roja, 
en esos instantes caí en la cuenta:


No uso el camino más corto para llegar a casa


No espero impresionar a nadie


No me importa ser el primero en nada


No voy deprisa


No anhelo vivir la vida de nadie


He hecho elecciones, 
algunas buenas y otras malas,
unas han dejado moretones
otras han dejado cicatrices
algunas otras han dejado un aroma
o una canción en la memoria


No es la pérdida de esperanza


Es la completa aceptación de las cosas

Así como son, así como están

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate