De los partidos políticos y la memoria (actualizado)



Mi conciencia de la política o al menos, la conciencia de saber quién era el presidente de la República, llegó cuando gobernaba Jóse López Portillo (Jolopo, las dos primeras letras de nombre y apellidos), uno de los más célebres personajes del priismo (corriente relacionada con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ), al que se atribuyen, lo mismo frases célebres como aquella que refiere la vehemencia con la que cuidaría nuestra preciada moneda (defenderé al peso como un perro), que sonadas relaciones amorosas con actrices de la época o incluso funcionarias de su gabinete. Es en ese gobierno también donde se empieza a hablar con más desparpajo de las famosas mordidas por parte de la policía o para agilizar cualquier trámite burocrático. Es en ese gobierno donde los sindicatos empezaron a perder el fin por el que fueron creados, y de ser una herramienta para defender al trabajador, mostraron el rostro verdadero que habían adquirido a la sombra del PRI, agrupaciones que protegían intereses, que buscaban privilegios de los agremiados a cambio de “paz social” y votos. Fue en ese sexenio cuando surgió el llamado cine de ficheras, cine que muchos críticos lo mencionan como fenómeno histórico simplemente, pero no dan un centavo por él en cuanto al aspecto artístico. No obstante, esas películas describen gran parte de la cultura amasada en la década de los 70's. Es posible que su valor artístico sea mínimo, lo cual es discutible, pero en cuanto a un documento histórico, revelador de esos tiempos, su valor puede ser mucho mayor.

A partir de Jolopo es que yo comencé a mirar quién es el que iba al frente del gobierno mexicano. Eso significa que mi conciencia política tiene recuerdos más priistas que panistas. Recuerdos de crisis, como la del '94, o meses antes el famoso discurso de Colosio, un discurso que al ser escuchado, luego luego se antojaba ajeno a muchos valores que enarbolaba el partido gobernante de ese tiempo. Quizá por eso, causó inquietud en mucha gente. En muchos, seguro que causó incomodidad, léanse sindicatos, políticos de medio pelo, líderes eternos, policías con hábitos discutibles, etc. En otros, quizá muchos jóvenes o intelectuales o profesionistas clasemedieros, causó cierta esperanza de que las cosas cambiaran y no desde otro partido, sino desde el mismo PRI. Pero llegó el mitin de Lomas Taurinas, y las aguas del río tricolor volvieron a tomar su curso. Todo volvió a la normalidad.

El caso es que de cara a las próximas elecciones de diputados y algunos gobernadores, el Partido Acción Nacional (PAN) se ha enfrascado en una denuncia contra el PRI, recordando a los mexicanos que la corrupción y crecimiento del narcotráfico no nacieron en los últimos ocho años que ha gobernado el PAN, sino en las 6 o 7 décadas que gobernó el PRI.

Resulta que hoy (9 de abril de 2009) se publica en Milenio Diario una declaración de Emilio Gamboa Patrón (un priista de cepa, léase: priista al que no se le puede contar nada de lo que escribí al principio, porque él lo vivió desde adentro) en la que se refiere a los últimos dardos que Germán Martínez (líder del PAN) le ha lanzado al priismo. Ante los argumentos que Martínez (el muchachito pendenciero, como le han llamado los priistas) ha sostenido respecto a la posible vinculación del narcotráfico con políticos del PRI, Gamboa Patrón señaló que campañas como la iniciada por el PAN prostituyen la política...(http://impreso.milenio.com/node/8555561).

Recórcholis...dicen que los dinosaurios tenían un cuerpo muy grande y un cerebro pequeño, quizá así se entienda porqué su memoria también lo es. Escuchar decir esto a un priista connotado es como escuchar a una puta hablar pestes de su profesión. Pero es algo que una de estas damas que merecen respeto nunca dirá, porque ellas saben quienes son, tienen respeto por su profesión y buscan dar placer a todo prójimo que se les acerque, sin perder el significado de “tener vergüenza”. Y los priistas y muchos que ostentan el poder, poco o mucho, no tienen conciencia del prójimo y del servicio que deben ejercer y no tienen vergüenza. El término simplemente no va con la definición de su partido, ya no hablemos de dignidad u honestidad. No cabe duda que esta gente se ha ganado a pulso el mote de dinosaurios...que poca m...emoria.

En el tiempo que estamos viviendo ahora, 2020, lo escrito hace once años respecto al PRI, muy bien aplica para los panistas, su memoria es corta y su poca vergüenza es evidente.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate