Ir al contenido principal

La familia, esa bonita fantasía (para muchos)

Tengo una hermana y hace poco tuvimos una conversación por teléfono.

Noté que estaba enojada, sospeché que su enojo era porque yo había hecho o no había hecho algo que ella esperaba, y que la había decepcionado.


Eso ha ocurrido desde hace años. Quizá por los primos, ella y mi madre hasta sus últimos días esperaban que yo me comportara como ellos, que se hablan frecuentemente, que se bromean y se muestran cariño.

Y nunca he sido así. Mi familia fue una familia común, es decir, disfuncional. Una familia donde el amor y el cariño fue lo que menos se procuró. Cierto que nunca faltó la comida o el techo o los libros, lo cual no es cosa menor y lo agradezco, pero nada más. El cariño es algo que se aprende a dar viendo, y yo no lo vi. Lo aprendí años después, pero fuera de mi familia, y es algo que no es extendible a todos. No sólo por el hecho de compartir la sangre con alguien se le puede querer incondicionalmente, así como lo contrario también es cierto.

La mayoría de los adultos, al menos en este país, México, provenimos de familias disfuncionales y por tanto, somos adultos incompletos, con cicatrices, fobias, carencias, etc. No somos lo que hubiéramos querido, sino lo que hemos podido ser, en buena medida por los complementos o las ayudas que hemos encontrado fuera de ese primer ambiente donde debimos haber encontrado seguridad, cariño, comprensión, apoyo.

Como hemos podido, hemos aprendido a sobrevivir, a mantenernos en pie, a tener una mínima capacidad de convivir con los demás.

Y con frecuencia nos encontramos con personas, incluso de nuestra propia familia, que desearían que fuéramos de otra forma, y sin embargo, somos lo que somos.



No obstante, dentro de las propias limitaciones, algo hemos dado, algo hemos construido, a pesar de que pudimos ser quebrados, de que pudimos ser hundidos. Estamos de pie, con cicatrices, pero de pie.



Para esos jóvenes que tal vez aún dependen de sus padres, para que sean fuertes, aprieten los dientes y sigan caminando hasta que puedan ser independientes y tomar su propio camino procurando no repetir los errores de sus padres.

Para quienes son padres y piensen la forma en que están educando a sus hijos, y si los están preparando para que sean libres o si les están enseñando a ser dependientes y a hacerlos sentir incompletos o inseguros.



Adjunto una canción donde el cantautor cubano ya describía este cúmulo de sentimientos encontrados respecto de la familia.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Dejaré de ser profesor

Dejaré de ser profesor el día que... no tenga ganas de acudir al salón de clases                        no crea en la idea de que los jóvenes pueden cambiar           piense que los alumnos son tontos porque no hacen lo que les digo piense que yo soy el único que tiene la razón dentro del aula y que es preferible mentir a reconocer que me equivoqué                              yo considere que los estudiantes no me pueden dar lecciones a mí          deje de creer que los jóvenes a quienes doy clases pueden lograr cosas mayores que yo y hacer de este mundo, un mundo mejor deje de creer que los estudiantes pueden aprender a fijarse metas, soñar, comprometerse...si se les brinda el ambiente adecuado en el aula piense que mis palabras y acciones no pueden inspirar al menos a un alumno a ser mejor, distinto Ese día dejaré de ser profesor No antes