Al inicio de un viaje.

Los viajes ayudan a darle perspectiva a las cosas
y verlas de una manera distinta.

Al inicio de un nuevo viaje me doy
cuenta que aún sigo luchando por cambiar
situaciones no sólo que no voy a cambiar,
sino que ni sentido tiene que cambien.

Me doy cuenta del miedo que aún está ahí
de perder cosas que ya perdí desde hace tiempo.

Que sin ser nadie especial, ningún superdotado
u hombre con suerte o con estrella,
he sido feliz, he vivido experiencias que
ni en mis mejores sueños pensé vivir.

No tengo nada que envidiar
no espero nada
no deseo nada.

Lo que ocurra de aquí en adelante,
es ganancia.

Estoy agradecido.
Estoy en paz.

Estoy listo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate