Ir al contenido principal

Series de detectives



De los primeros programas de Tv que tengo en mi memoria, después de las caricaturas y unas series japonesas, son las series de detectives.

Me acuerdo de Columbo, un detective bajito que usaba una gabardina más grande que él. No era un tipo agraciado, pero siempre resolvía los casos. Otra serie se llamaba Kojak, que era el apellido de otro detective, calvo, emigrado de Grecia, y con una fuerte personalidad.

Y también un par de detectives llamados Starsky and Hutch. Y Hawaii 5-0, de la que solo recuerdo el título y la canción de entrada.

Hasta la fecha, me siguen gustando ese tipo de series.

Hace unos años, vi un capítulo de una serie en un canal por cable. Luego, suspendí el servicio y ya no continué viéndola, hasta ahora. La serie se llama Wallander, como muchas de ellas, por el apellido del protagonista, Kurt Wallander. Se desarrolla en Suecia, que la hace más atractiva para mí por esos paisajes fríos y solitarios. Son cuatro temporadas y cada una de tres capítulos de hora y media. En la segunda temporada, a la par de los casos que debe resolver con su equipo, el protagonista también tiene que lidiar con el deterioro del estado mental de su padre, quien muere al final de esa temporada. Unos días antes de morir, el padre que se encontraba en un asilo, le pide que lo regrese a su casa, junto al mar, y luego rompe en llanto. El detective lo lleva a su casa y cuando llegan, el padre ve el mar y dice que se quedará un rato afuera, que se sentará a ver. Y luego le dice a su hijo, recién divorciado y que seguía usando la sortija de matrimonio porque se rehusaba a aceptar que su mujer ya tenía otra relación:

- Busca a alguien con quien sentarte


Buena serie, buen consejo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Mujer que mira el techo

"Aunque soy un pobre diablo casi siempre digo la verdad [...] Dejo sangre en el papel [...] y cada verso es un girón de piel" Víctor Manuel cantante español Una mujer que mira el techo mientras un hombre se mueve agitadamente sobre ella. La mujer solo está aguantando, esperando que el hombre termine.  Mira el techo o mira hacia a un lado, intentando evadirse, sentir que no está ahí. El hombre, cuando se distingue por un machismo anacrónico, no piensa ni por un instante si la mujer debe sentir también placer, él ha sentido placer al entrar y quiere terminar pronto, como cualquier otro macho de una especie diferente que solo busca entrar y eyacular por instinto para asegurar su progenie. Es posible que cuando una mujer mira el techo, mientras espera, con dolor, enojo, tristeza, miedo, asco o indiferencia, en ese momento el hombre que está sobre ella deja de ser hombre, en el sentido de género, deja de ser humano. No hay empatía, no hay ese "considerar al otro o la otra&quo