Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2018

La danza de un pájaro

Imagen
Un tordo. Puerto de Veracruz, México.

Mi padre, mi abuelo y yo

Imagen
"Aprieto firme mi mano, y hundo el arado en la tierra... vuelan mariposas, cantan grillos, la piel se me pone negra y el sol brilla, brilla, brilla..."  Víctor Jara Mi abuelo murió hace unos años, mi padre aún vive. Mi abuelo fue campesino, aunque tuvo unas cuantas vacas, y algunos años de su vida se dedicó a la cría y ordeña de becerros. Mi padre era profesor de primaria aunque en fines de semana por muchos años compartió con mi abuelo su pasión por la tierra, el campo y el ganado. La mayoría de los fines de semana de mi niñez y adolescencia transcurrieron en el pueblo de mis abuelos, Apazapan, un pueblo ubicado en lo hondo de un pequeño cañón, a la orilla de un río. Muchas veces había que ordeñar, regar árboles de mango, reparar las cercas, cosechar, llevar a pastar a las vacas, fumigar, desyerbar, etc. Y a veces iba con ellos, a veces me encomendaban tareas mientras ellos iban al potrero, a veces ordeñaba con mi abuelo, a veces me quedaba jugando en el

Rapunzel

Imagen
Escuchando una canción antigua, de un trovador mexicano, me acordé de aquél viejo cuento de Rapunzel, de los hermanos Grimm, que leí cuando tenía como 10 años. Aquí les dejo una narración del cuento, un cuento platicado por mí. Sirva esta entrada también como una forma de que los lectores de tierras lejanas conozcan algo distinto de quien escribe este blog. Gracias por leerme en todo este año. Saber que alguien me lee en algún lugar ayuda de una u otra forma a sobrellevar los tiempos de vacas flacas y a disfrutar los de vacas gordas, como dice por ahí un texto bíblico. Y este es un fragmento de la canción mencionada. "No todos los cuentos tendrán un final feliz, ni todas las manos se dieron para crecer. Conozco castillos que son más tristes que ayer, las ruinas de un pueblo muriendo de pie. Busca una luz, una más, algo que ayude a creer. Lanza tu trenza Rapunzel, déjame entrar otra vez"

El cultivador de flores

Imagen
------------------------------------------------------------------------------------------  "Cultivo una rosa blanca en junio como en enero para el amigo sincero que me da su mano franca Y para el cruel que me arranca el corazón con que vivo, cardo ni ortiga cultivo; cultivo una rosa blanca" José Martí A lo largo de todos estos años, los amigos verdaderos no han sido muchos. Tampoco puedo decir que haya tenido pocos amigos, más bien, he tenido suficientes y buenos amigos. Mucho de lo que soy, de lo bueno que pueda haber en mí, lo digo con certeza, no lo aprendí en mi familia, sino con algunos de esos amigos. Hace poco recordé a uno de esos buenos amigos. Lo conocí en un grupo para jóvenes y familias, dentro de la iglesia católica. Se llamaba Luis, pero todos le decían, como se le suele decir a los luises, Güicho . Creo que era unos años mayor que yo, dos o tres, un poco más bajo que yo, pero era un atleta, más no como resultado de un gimnasio, sin

Gemínidas, una ventana al origen

Imagen
El pasado jueves estuve un rato bajo un cielo oscuro y algo nublado. No obstante, había una pequeña ventana abierta, y ahí estaba Orión, y a un lado el origen de las Gemínidas. Fue la primera vez que vi una lluvia de estrellas. Fue con sabor a pensar en un origen, en el lugar de donde venimos, y al que vamos. Fue recordar a algunos de esos hombres que gracias a su curiosidad nos han acercado a los misterios del universo, de las estrellas, de esos soles lejanos. Algunas de sus frases, llenas de humanidad y sin tiempo. --------------------------------------------------------------------------------------------- "Dejadme imaginar que no he vivido en vano" Tycho Brahe "...prefirió la dura realidad, a sus más caras ilusiones..." Carl Sagan, acerca de Johannes Kepler

Para Mariana

Imagen
La conocí hace unos 20 años. En ese entonces era una niña, la cuarta de siete hermanos. Conocí a sus padres y a su hermana mayor en un grupo laico de la iglesia católica. Era muy alegre y muy delgada en ese entonces. De vez en cuando sus padres me invitaban a comer, fue una de las primeras familias que conocí aquí en Mexicali. Su padre era un buen amigo y su madre era una distinguida señora de una dignidad y una nobleza infinitas. A ella y a sus hermanos los vi crecer por años. Siempre me causó gracia que se refirieran a mí como "el Norman". Es lo común en esta ciudad cuando existe confianza. Una de las últimas veces que la vi supe que se había graduado como profesora. La última vez que la vi fue al inicio de 2017 en una de las marchas de Mexicali Resiste. Me llamó la atención que me saludara porque ya había perdido el contacto con ellos varios meses atrás. Iba con su hermana menor, Luciana, les dio gusto verme y a mí también me dio gusto saludarlas. Hoy (8 de