La sabiduría del gris y el ocre


"Observa todo lo blanco que hay alrededor tuyo, 
pero recuerda todo lo negro que existe"
Lao Tsé



Llega un momento, no sé si a partir de ahí, todo se ve así, 
o pueden ser intervalos.

Pero al menos, por un momento, 
he visto un día gris
que no me pareció gris.

Es más, me gustaron esos tonos grises y ocres.

Cuando digo lo que escribo,
me refiero a ese momento
donde las cosas se toman
como son, tal cual,
no como uno quisiera
o desearía.

Y en ese momento,
es cuando se desatan nudos,
en lugar de correr para guarecerse
de la lluvia, 
más bien comienza a disfrutarse.

Y el gris y el ocre
y el otoño
dejan de ser melancólicos
convirtiéndose más
en un estado de aceptación,
de rendición.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate