La eternidad en un instante

Leí hace unos días la historia del Profesor Sánchez, un profesor de la Cd. de México que fue asesinado hace un año. Hasta la fecha no se ha hecho justicia, la autoridad no ha hecho ningún avance. Tenía 53 años, profesor de matemáticas y hacía bien su trabajo (algunas similitudes). Era padre de tres hijos, y su mujer comentó que el último mensaje que recibió de él fue: "Se me hará una eternidad tu regreso", pues ella se encontraba fuera de la ciudad.

Ver nota completa "Que nunca te maten en la Cd. de Mx

Cuando leía esta nota me acordé que hace muchos años me encontré con un libro en el que se hablaba de una ley, la ley de la transitoriedad humana.

"Existe la ley de la transitoriedad humana. Supongamos que tú eres una personalidad descollante. Existe la impresión de que eres insustituible en el ámbito familiar, en la organización sindical, en el mundo de la politica. Y te llegó la hora de partir de este mundo. La gente repite la consabida frase: una pérdida irreparable. A los pocos días o semanas, sin embargo, todos los vacíos que dejaste están cubiertos. Todo sigue funcionando como si nada hubiera sucedido.  ¡Todo es tan relativo! "

(fragmento del libro: Del sufrimiento a la paz, de I. Larrañaga)


Todo es tan relativo.

En efecto, una idea tan corta en su expresión y que no es fácil asimilar ni aceptar. Se contrapone con lo que nos han vendido siempre: ser popular, exitoso, importante, destacado, triunfador, etc. Se puede lograr todo eso y después, el olvido.

El profesor hablaba de "eternidad", y no sé si con su trabajo él pretendía ser exitoso o lograr perdurar en la memoria de los demás. El autor del libro, por su parte, habla de desasirse de todas esas ideas acerca del éxito, de los triunfos.

Pienso que el éxito no reside en qué tanto el mundo lo recuerde a uno, lo cual siempre será relativo. Quizá el éxito es más personal, quizá se refiera a qué tanto yo vivo cada instante de este corto tiempo de vida, qué tanto lo disfruto.

Y quizá la misma palabra "éxito" y muchos conceptos que hemos constuido sean relativos a cada persona nada más. Por eso es, que Krishnamurti dice que se ve la belleza cuando uno deja a un lado el concepto y sólo observa la cosa, sin anteponer ideas o prejuicios, sólo observar.

Así por ejemplo, que tal si el fracaso es tan doloroso o el éxito es tan importante porque nosotros les hemos dado esa connotación. Y si al niño se le cae el vaso de leche en la mesa, sólo limpiamos sin regañarlo o si anota un gol o no lo anota, de todas formas se le abraza dándole el mensaje de que todo está bien.

----------------------------------------------------

Ayer vi una Luna a medias, una hermosa mitad. No necesitaba estar llena.




Ayer también vi a una niña pequeña caminando delante de mí. A pesar de sus dos o tres años, pudo abrir sin dificultad una puerta de cristal y la sostuvo mientras yo pasé. Apenas pasé, ella sóltó la puerta y se fue corriendo. Y vi sus trencitas brincando tras ella.

Como ese profesor lo hizo posiblemente, yo también colecciono momentos. Y no me lamento, no maldigo mi suerte, no brinco de júbilo, no digo que todo esté de maravilla. Las cosas sólo son.

Y sólo sé que en ese instante que vivo de eternidad han cabido muchos momentos, han cabido muchos instantes que se volvieron eternidad.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate