La certeza incierta




De a ratos uno puede no percibir todo el contexto de una situación,
no obstante, hay indicios de que hay algo bueno ahí.

Quizá algún día uno descubra que tras las nubes no estaba el sol,
sino una explosión de una estrella o la llegada de una nave marciana.

Pero hasta ahora, cuando los rayos se filtran a través de las nubes,
es que tras ellas se encuentra nuestra magnífica estrella cercana,
y eso es una certeza bastante grande en medio de la incertidumbre.

Hay que confiar pues que atrás de cada cúmulo de nubes negras que
aparecen en el horizonte de todos los días, esos rayos que se escapan
pueden ser el preámbulo de un buen momento.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate