El baile de Steven



Steven, es un estudiante de 15 años.

Hace un mes comenzó la preparatoria.

No se le conocen amigos de la secundaria que hayan entrado a la misma prepa.
Los primeros días se mostró reservado en las clases, no obstante, en la clase de matemáticas, los primeros días hacía los ejercicios y terminaba pronto.

Un día el profesor de esa materia le dijo al grupo que tenía monedas de algunos países que había conocido y que se las podía mostrar. Al otro día el profesor olvidó las monedas, y sólo Steven se acordó y le preguntó al profesor. El profesor se dio cuenta que para ese estudiante era importante ver las monedas y no olvidó llevarlas al siguiente día.

Hace unos días, Steven llevaba una sudadera de cierre al frente. el profesor pasó cerca de donde estaba el alumno junto con otros de sus compañeros. En ese momento pudo ver cómo Steven se colocaba el gorro de la sudadera y se subía el cierre hasta arriba de manera que sólo le quedaba un rendija para ver y comenzaba a bailar. Y sus compañeros con sorna comenzaron a reirse y a grabarlo con sus celulares. Steven siguió bailando en otros momentos durante el día. Pareciera como si eso le hiciera sentir que recibía la atención de los demás.

Hace cuatro días, una prefecta de la prepa preguntó a los profesores, incluyendo al de matemáticas si tenían quejas de Steven. Unos alumnos y alumnas se quejaron de que él los molestaba, sólo porque quería estar con ellos, entraba a otros salones y se quedaba ahí, aunque no los conocía, y eso los inquietaba.

Hace dos días, en el grupo de Steven, también se quejaron de él, esos mismos que se rieron de él cuando se puso la sudadera.

Desde hace dos días, Steven no entra a clases.

El profesor de matemáticas no sabe si Steven volverá.

No sabe si Steven es otra víctima de otros adolescentes que sin saberlo, o sabiéndolo, han actuado con crueldad, burlándose de su compañero, que pensó que podía integrarse a ellos, a costa de ser por un rato el bufón del grupo.

Es la sociedad en la que vivimos, es la sociedad que hemos hecho.

PD. Steven volvió. Ahora lleva en su bolsillo una moneda de 100 yenes.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate