Una tribu urbana





Recuerdo que hace muchos años vi una película que se llamaba "La Tribu", la cual era un tanto oscura, por allá en los 80's, de los primeros trabajos que hizo Pierce Brosnan (corrijo, la película de Brosnan era Nomads, con un tema tribal también, pero en la época moderna, pero hubo otra unos años después con ese nombre).

Por otro lado, desde hace algunos años se comenzó a hablar de las llamadas tribus urbanas, sobre todo de jóvenes, quienes por afinidad, vestían igual, pensaban y tenían gustos similares. De ahí se comenzó a hablar de los punk, emos, darketos y demás.

En ocasiones, creo que esas afinidades no necesariamente se observan en el vestir o en los adornos en la cara o en el pelo para definir que un grupo de jóvenes o personas son una tribu. Basta, por ejemplo, vivir en el mismo barrio e ir a la misma escuela.

En los años que llevo siendo profesor, es inevitable ver cómo llegan los estudiantes a la escuela y generalmente llegan solos o en pares, a lo más. Pero es muy raro que lleguen en un grupo de más de dos estudiantes.

En este semestre me llamó la atención un grupo de 4 o quizá hasta 5 estudiantes que caminan desde su colonia a la escuela. Así como lo hacen muchos niños y jóvenes en las comunidades rurales o indígenas en la sierra de algunos estados del país. Estos jóvenes deben caminar menos de 2km para llegar a la escuela. Hay niños o jóvenes que en México o en África o en China caminan 10km o más por ir a la escuela.

Da igual, así sean 10 o 2 km, lo rescatable es ese sentido de solidaridad, de compañerismo, de apoyo, de ir en el mismo rumbo. El sentido de tener algo en común. Eso es lo que hace o define una tribu.

Los veo de vez en cuando llegar a la escuela y me da gusto ser testigo de ello, en un mundo donde se fomenta más bien la división y el aislamiento.

Apenas hace unos días terminé una asignatura donde se trabajó por equipos todo el semestre, y pude ver las dos caras de la moneda. Mientras un equipo, me dijo el último día que nos vimos, en un convivio, que en las últimas prácticas hubo una división entre sus integrantes lo cual les impidió trabajar bien, otro equipo trabajó excelentemente bien en todo el semestre. Dentro y fuera de esa clase los jóvenes de este equipo, se perciben también como una tribu, que les aporta muchos beneficios.

Veo estos ejemplos y me alegro, me alegro mucho. Pero al mismo tiempo esa alegría es también una añoranza, una añoranza de lo que no se tiene.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate