La oscuridad


Eres como la soledad,
una dama incomprendida,
una dama de la que se huye,
a la que se le teme

Juan de la Cruz hablaba
de la noche oscura,
del silencio de Dios

La oscuridad como
la antítesis de la luz,
así como el Hijo de Dios
es la antítesis
del Gran Embaucador

Sin embargo,
¿acaso no cobra sentido
la luz envuelta
en la oscuridad?

¿Acaso no es que la luz
destruya a la oscuridad
sino que se unen en un concierto
como se unen los sonidos y el silencio,
como las notas y las pausas?

Y disfruto aún más
el contraste de la luz,
reflejada en la piel
de mi amada,
con la oscuridad de
su pelo, la oscuridad
en la punta de sus montes
y la oscuridad en la profundidad
de sus valles





Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate