Los ensayos de Dios













Hace unos días, los últimos de marzo, en un descanso en el trabajo, me encontré con este intenso azul de cielo, adornado con algunos cirrus.

De pronto, me imaginé si esos cirrus no eran sino las pruebas que hizo Dios con sus estilógrafos, el grueso de las líneas, la intensidad, etc., antes de comenzar su cuadro.

Se vale, y a veces resulta que los cuadros de sus ensayos, ya son obras de arte.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate