Experimentar algo parecido a la alegría






El día de hoy fue un día normal.
Un viernes ordinario.

Un día común salvo por una sensación que tuve hacia el mediodía,
antes de comer.

Hubo un instante, en el que no había una preocupación
o una prisa o la búsqueda de una solución a un problema.

Y en ese momento me di cuenta de una increíble sensación
de libertad, de ligereza.

No sé si alguna vez pensé en buscar la felicidad,
menos ahora. No me interesa esa utopía.
Amén de que hace tiempo supe que ese concepto no es un lugar
ni un destino.

No obstante, creo que el instante vivido este día
se asemeja mucho a esa sensación, a ese gusto de ser feliz,
de estar contento.

Como cuando vi este paisaje, hace algunos años,
y quedó grabado en una foto.

No se le puede tomar fotos a la felicidad,
pero ellas nos pueden recordar que tuvimos momentos
en los que alguna vez fuimos felices.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate