Ir al contenido principal

Caminar al lado de una mujer

En estos tiempos donde se habla y se pugna por la igualdad entre hombres y mujeres,
en estos tiempos donde en México, particularmente, los feminicidios y las agresiones a las mujeres son cosa de todos los días y en todo el país,
en estos tiempos en los que el machismo sigue como un quiste no erradicado y la cosificación de la mujer siguen siendo parte de la cultura respirada y aprendida desde la familia y pasando por la escuela,
llegamos otra vez a esta fecha, donde las instituciones, "generosamente" le dan el día a las trabajadoras, se les celebra con comidas, regalos, etc., pero sigue habiendo un vacío en el respeto y la consideración, en la estima y el cuidado que se debe dar a la mujer, dejando a un lado los casos particulares y si lo merecen o si ellas desean ese cuidado o no. Muchas veces, esto último es el argumento del machismo para excusarse del maltrato hacia la mujer.

El respeto hacia el prójimo, el respeto a la mujer es algo que se aprende por observación, por el ejemplo que uno ve en otros. O por otros varones, o por las mismas instrucciones que en ocasiones una mujer proporciona.

Hace varios años, en otra ciudad y con otras creencias, conocí a una muchacha en un grupo católico. De cara redonda y ojos semirasgados, morena, digamos que de rasgos indígenas, y digo esto sin atisbo alguno de querer discriminar, sino más bien, para subrayar que era una de las características que la hacían especial. De carácter muy agradable, podía ser tan dulce como enérgica según las circunstancias. Era parte del coro en el grupo, y eso era porque cantaba muy bien.

Como ella vivía en un punto intermedio entre el lugar de las reuniones y donde yo vivía, muchas veces la acompañaba a su casa pues me quedaba de camino.

Ella me enseñó varias cosas en el trato con las mujeres. Me enseñó que por más compromisos que pudiera tener un chamaco de 17 años, si una muchacha te invitaba a comer unas empanadas que ella había hecho, nunca se le puede decir que no. Me enseñó que hacer reír a una mujer y escuchar sus carcajadas, es de los mejores momentos que puede vivir un hombre. Pero algo que recuerdo también, que ella me enseñó es que un hombre debe procurar seguridad a una mujer (por supuesto, en estos tiempos algunas piensan que no necesitan seguridad de un hombre, y eso es respetable), y una de las formas de mostrar eso, era que cuando uno camina con una mujer, a ella siempre se le ceda el lugar interno en la acera.

Fueron pequeños detalles, pero los adopté desde entonces al tratar con cualquier mujer.

Se llamaba Filiberta. Le decíamos Fili.

La última vez que supe de ella, era que vivía en Alemania.

Seguro que esté donde esté, sigue dejando huella en las vidas de quienes la conocen.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Mujer que mira el techo

"Aunque soy un pobre diablo casi siempre digo la verdad [...] Dejo sangre en el papel [...] y cada verso es un girón de piel" Víctor Manuel cantante español Una mujer que mira el techo mientras un hombre se mueve agitadamente sobre ella. La mujer solo está aguantando, esperando que el hombre termine.  Mira el techo o mira hacia a un lado, intentando evadirse, sentir que no está ahí. El hombre, cuando se distingue por un machismo anacrónico, no piensa ni por un instante si la mujer debe sentir también placer, él ha sentido placer al entrar y quiere terminar pronto, como cualquier otro macho de una especie diferente que solo busca entrar y eyacular por instinto para asegurar su progenie. Es posible que cuando una mujer mira el techo, mientras espera, con dolor, enojo, tristeza, miedo, asco o indiferencia, en ese momento el hombre que está sobre ella deja de ser hombre, en el sentido de género, deja de ser humano. No hay empatía, no hay ese "considerar al otro o la otra&quo