Para una Rosana cubana, que no se llama Rossanna ni es cubana.

Para una estimada lectora cuyos ríos oculares se abren, a veces, oyendo al poeta cubano.

Quisiera pensar que

"al final de la saga, cuando escriban la vida los buenos, al final vencedores, se sabrá que no usamos veneno, como aroma de flores"

Por ahora, sólo sé que

"por causa o destino, ya no estás a mi lado"

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Las camisas Ralph Lauren