La imagen más nítida del PRI-AN



Por un buen tiempo estuve en desacuerdo con un tío, ya fallecido, el cual sostenía que el PRI y PAN eran lo mismo. Sobre todo lo dijo cuando se postuló Fox a la presidencia. No le creí a este tío, el tío Julio, que sabía leer entre líneas muy bien los movimientos políticos. Voté por Fox, pese a los puntos de vista del tío Julio, y es de las acciones de las que más me he arrepentido de haber hecho.

Con la incorporación de Javier Lozano al equipo de Meade, que era panista, se hace más fuerte esta mezcla de personajes, con pasado panista, que están representando al PRI en las futuras elecciones.

Lozano, en sus tiempos de panista, en los tiempos de Fox y Calderón siempre se caracterizó por ser un golpeador de la palabra, con todos los argumentos para defender los temas y las acciones indefendibles. Muchas veces en una mesa de debate, en los noticiarios, y más los que están comprados por el gobierno, no se busca que la gente esté informada y mucho menos que conozcan la verdad de los hechos. Lo que se busca es confundir a la opinión pública, lograr que si no se puede vender como los honestos o los buenos a los de su partido (PRI o PAN), al menos se logre gritar, imponer que los de los otros partidos (en este año, sólo habrá uno al cual tirarle) no son mejores que los suyos. y ocupan el menor resquicio de duda o de aspectos no claros, para enlodar a los candidatos de otros partidos.

En esto, Lozano es experto. En ganar los debates con argumentos en los que puede hacer quedar a Meade como un estadista y como el único que puede hacer de México un mejor país, si, así como hoy recordamos con "enorme gratitud" a Fox y Calderón, expresidentes a los que él defendió y apoyó.

Hablar de este singular personaje, me hace recordar la penosa, por demás, experiencia que tuve el año pasado, de hablar con licenciado, debido a una situación no menos desagradable. Si bien es cierto que no se puede generalizar a partir de una persona que todos los profesionistas del mismo ramo son iguales, este personaje representaba muy bien el papel de como se suele pintar a los abogados. Alguien que abusando de la función que tiene, cree que es capaz de mirar a los demás hacia abajo y tratarlos como delincuentes, sólo por tener una información parcial y limitada acerca de una circunstancia y una persona. Y todavía, se dio la libertad de decir que él también había sido profesor. No sé si eso lo dijo como un intento de tener cierta empatía, aunque viéndolo a la distancia, creo que fue más bien un intento de generar cierta confianza para que yo le diera información que después pudiera usar en contra mía.

En ese momento no lo percibí completamente, pero rememorando después esa conversación, y recordando la forma en que él "clasificó" a los estudiantes del grupo al que le dio clases, me di cuenta que con todos los errores que yo haya cometido y posiblemente cometeré, nunca he pretendido clasificar a los alumnos, es más, a los grupos les he dicho que lo que menos haría es comparar a los grupos. Me reservo describir esa clasificación que este licenciado hizo de los alumnos del grupo. Curiosamente, una clasificación basada en un criterio del mismo tono del asunto por el que fui requerido a tener esa conversación. En fin, ahí lo dejo.

El caso es que la actitud que percibí en ese licenciado, es la misma, más o menos, que se percibe en Lozano.

Finalmente, incluyo un cartón tomado de yahoo.com que confirma que mi apreciación respecto de las actitudes de este singular personaje no es aislada.
Y con esta incorporación de Lozano a la campaña de Meade, lo que se vislumbra es tener a tres golpeadores (ya se ha visto que es lo que son Nuño y Ochoa) que busquen defender en cuanto foro los dejen hablar, lo indenfendible, al PRI y a su candidato.



Lo único que los podría parar es que López Obrador no cometa errores, lamentablemente hay señales de que pretendiendo ser plural, con la gente que está incorporando a su partido, ya los está cometiendo. Lilly Tellez, senadora?
Joder!!!






Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate