Ir al contenido principal

Una imagen decembrina





La época decembrina, la época de las reuniones, de mostrar las emociones y los afectos. Los canales de Tv, los noticiarios se afanan por mostrar actos que muevan al sentimiento y sl sentimentalismo, se rememoran las películas que tocan las fibras más profundas de las familias.

En todos lados hay alusiones a estas fechas y llega un momento en que este bombardeo termina por fastidiar, sobre todo para quienes esto días han dejado de ser un acontecimiento vinculado a las creencias religiosas o familiares.

Quizá fue por eso, quizá fue porque queriendo ver hacia otro lado que no fueran esferas y árboles de navidad o vestidos de Santa, me detuve en esa imagen.

Estaba yo formado en un supermercado, en la fila rápida, donde uno va a pagar lo que puede llevar con las manos, dos o tres cosas. Delante de mí, iban dos obreros, llevaban sus cascos, al parecer, su obra estaba ahí junto, donde se está ampliando la Plaza.

Y así sin querer, me di cuenta del par de objetos que uno de ellos llevaba. En una mano un paquete de tortillas y en la otra, bueno, no, en el otro lado, rodeaba con su antebrazo y al final sostenía con su mano otro objeto. La forma en que sostenía ese objeto, era como un abrazo, como si tuviera a un niño pequeño en su regazo. No era sostener un objeto y ya. Había afecto, había un sentimiento, había un vínculo.

En esas reflexiones estaba cuando les tocó a los obreros pasar a la caja.

Cuando a mí me tocó pasar, salían los obreros del supermercado, y uno llevaba un paquete de tortillas en una mano, y en la otra lo que en ese momento parecía su más valiosa posesión, una coca cola de tres litros.

Comentarios

Anónimo dijo…
Ese final me sacó una carcajada.
Me agradó bastantante su pensar, el detenerse a observar y no sólo ver las cosas por la superficie.
En ocaciones ocurre que observó a las personas e imagino que harán después de nuestro encuentro, sea éste en un camión, simplemente en la misma calle, sólo pasa, sólo pienso en las diversas formas de vivir y eso me hace reflexionar, pensar en que no sólo importa lo concerniente a mi benefició, lo concerniente a mi entorno, hay mucho más que eso y es ahí cuando digo -si fuéramos menos egoístas la vida sería más armoniosa, más placentera.

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Mujer que mira el techo

"Aunque soy un pobre diablo casi siempre digo la verdad [...] Dejo sangre en el papel [...] y cada verso es un girón de piel" Víctor Manuel cantante español Una mujer que mira el techo mientras un hombre se mueve agitadamente sobre ella. La mujer solo está aguantando, esperando que el hombre termine.  Mira el techo o mira hacia a un lado, intentando evadirse, sentir que no está ahí. El hombre, cuando se distingue por un machismo anacrónico, no piensa ni por un instante si la mujer debe sentir también placer, él ha sentido placer al entrar y quiere terminar pronto, como cualquier otro macho de una especie diferente que solo busca entrar y eyacular por instinto para asegurar su progenie. Es posible que cuando una mujer mira el techo, mientras espera, con dolor, enojo, tristeza, miedo, asco o indiferencia, en ese momento el hombre que está sobre ella deja de ser hombre, en el sentido de género, deja de ser humano. No hay empatía, no hay ese "considerar al otro o la otra&quo