Ir al contenido principal

Entre el odio y la utopía





Crecí en una familia, entre amigos, donde siempre se habló de utopías, donde siempre se habló de apuntarle a la Luna, de creer en un dios misericordioso, de construir un país justo, de vivir honradamente, de amar, de "venir a entregar el corazón, de querer cambiar esta nuestra casa, de cambiarla por cambiar nomás", como canta Fito Páez.

Hace poco me preguntaron si odio.

Creo que como humano promedio, no me faltan razones para odiar, para maldecir...

Pero el odio no cabe en la utopía.

Y para qué he de pensar en vivir de otra forma. No sé vivir de otra manera.

La lucha diaria me va dejando raspones, dolores aquí y allá. Las actitudes y las acciones de los realistas, de los respetuosos de las leyes, son como flechas que a veces uno esquiva, y otras no. Cada día se muere un poco. Pero aún camino, aún estoy de pie, aún creo en la utopía.

No sé vivir de otra manera, amén de que, vivir con los pies en la tierra, parece tan sin chiste, tan sin gracia, tan sin emoción.

Estoy en paz por la vida que he vivido.

Y estoy agradecido por haber sido educado en la utopía, vivir para la utopía, y educar para la utopía.

Hoy como nunca, al mundo le hace falta la utopía, le hace falta la locura, no la del facismo o del odio,
hablo de la locura de creer en las personas, de amar sin los estándares de los creyentes de las buenas costumbres.

La locura de Dalí, del Ché Guevara, de Gandhi, de Mandela, de Picasso, del Tío Julio, la locura de mi abuela, la locura de esas mujeres trasgresoras que he amado y que por un momento se olvidaron del mundo en que vivían.

No sé vivir de otra manera. Tal vez por eso sigo vivo.

Tal vez uno se muere, cuando deja de perseguir una utopía.

Mientras tanto:

"Todavía cantamos,
todavía pedimos,
todavía soñamos
todavía esperamos"
Víctor Heredia

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Mujer que mira el techo

"Aunque soy un pobre diablo casi siempre digo la verdad [...] Dejo sangre en el papel [...] y cada verso es un girón de piel" Víctor Manuel cantante español Una mujer que mira el techo mientras un hombre se mueve agitadamente sobre ella. La mujer solo está aguantando, esperando que el hombre termine.  Mira el techo o mira hacia a un lado, intentando evadirse, sentir que no está ahí. El hombre, cuando se distingue por un machismo anacrónico, no piensa ni por un instante si la mujer debe sentir también placer, él ha sentido placer al entrar y quiere terminar pronto, como cualquier otro macho de una especie diferente que solo busca entrar y eyacular por instinto para asegurar su progenie. Es posible que cuando una mujer mira el techo, mientras espera, con dolor, enojo, tristeza, miedo, asco o indiferencia, en ese momento el hombre que está sobre ella deja de ser hombre, en el sentido de género, deja de ser humano. No hay empatía, no hay ese "considerar al otro o la otra&quo