Luciérnagas.

Cocuyos, así se conocen allá en Veracruz.
Recordé el tiempo en que fui niño.
Volvíamos del campo con mi abuelo y mi padre.
Y ya oscureciendo, a la entrada del pueblo,
frente al camposanto (panteón),
se veía la danza de pequeñas luces.

Y en medio de las notas que hablan
de un México bárbaro, peor que el de la revolución,
porque ahora hay muertos, pero sin sentido,
encontré esta video columna.
Y es un respiro.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate