Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2017

Cerezos en flor

Imagen
Los caminos de Dios son inescrutables, reza un fragmento de la biblia. Difícilmente uno sabe lo que ocurrirá a la vuelta de la esquina. De pronto, cuanto más seguro se está de algo, en un momento todo cambia. Lo estable es inestable. En un momento eres importante, y de improviso te deshaces en la nada. De pronto estás dando tumbos y luego ocurre algo que te recompone. Como encontrar por accidente a una exalumna que a mitad de la conversación te dice que la vida no tendría mucho sentido si no pasaran eventos desagradables que le mueven a uno el tapete. Cierto. Y luego, me encuentro con esta película. La vida, las relaciones con los demás, la incapacidad para entender lo que el otro necesita, la incapacidad para decir lo que uno desea, el amor a destiempo, el arrepentimiento, la rutina, la búsqueda de sentido de la vida, las personas que viven contigo una vida y no te conocen, las personas que conoces por un rato y te abrazan el alma. la condescendencia de la sociedad en la que vi

Luciérnagas.

Cocuyos, así se conocen allá en Veracruz. Recordé el tiempo en que fui niño. Volvíamos del campo con mi abuelo y mi padre. Y ya oscureciendo, a la entrada del pueblo, frente al camposanto (panteón), se veía la danza de pequeñas luces. Y en medio de las notas que hablan de un México bárbaro, peor que el de la revolución, porque ahora hay muertos, pero sin sentido, encontré esta video columna. Y es un respiro.

El aula es un lienzo

Imagen
Leía hace un rato este artículo , tomado del portal The Huffington Post, que plantea 7 ideas sobre la educación. Interesantes, por cierto, no sé si todas ciertas pero son para considerarse. Al final, remata con una frase: Algún sabio dijo una vez que " uno de los objetivos de la educación debe ser enseñar que la vida es preciosa" . El día que se nos olvide ese principio cualquiera de nuestras opiniones estará falta de criterio. Es posible que en todos estos años, algo de esto haya ocurrido en las aulas donde he estado, y también es posible que los estudiantes, algunos, pocos tal vez, uno al menos, se hayan dado cuenta. Que la vida es buena. A pesar de todo. No porque el cielo esté siempre despejado, sino porque ha habido días despejados que has disfrutado, aunque hayan sido pocos. No porque te hayan amado mucho, sino porque has encontrado a quien amar y lo has hecho sin condiciones. No porque todos te respeten, sino porque has aprendido a respetar