La sugerencia de un jefe es una orden para el subordinado


Leo esta nota acerca de una pregunta que un senador le hizo al exdirector del FBI, destituido por Trump debido, según las sospechas de muchos, a que no quería que se descubra que efectivamente los rusos intervinieron en las elecciones que a la postre él ganaría, pregunta entre muchas otras que le hicieron en la pasada audiencia pública en donde expuso su propia versión del porqué fue destituido, audiencia que recuerda aquellas del famoso Watergate, que derivaron en la destitución de Richard Nixon como presidente de EU.

Y aunque muchos esperaríamos que eso ocurriera con Trump, lo cual, dicen algunos conocedores del derecho que no pasará, resulta interesante la frase que señala este artículo leído en el todavía así llamado Yahoo, que parece cambiará de nombre en breve.

Este artículo, señala una frase con la que James Comey respondió a la pregunta en cuestión. La pregunta y la respuesta las cita así el artículo:



“Cuando el presidente de Estados Unidos dice algo como ‘espero’ o ‘sugiero’ o ‘¿Lo haría?’, ¿Toma eso como una orden?”, preguntó King. 

Se refería a declaraciones de Comey de que Trump le pidió que abandonara la investigación sobre su exasesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn.

-“Sí“-respondió Comey-. “Suena en mi oído como una especie de ‘¿Nadie me librará de este sacerdote entrometido?'”



 El artículo señala que es una frase que se atribuye a un antiguo rey de Inglaterra y la respuesta, al obispo de Canterbury. 


Recordé que hace muchos años, estando en Xalapa, cuando yo participaba de un movimiento de jóvenes católicos, un amigo hablaba acerca de las reuniones que los líderes laicos de la ciudad tenían con el arzobispo de ese tiempo, Monseñor Obeso Rivera. Mencionaba que ellos sabían, como un acuerdo tácito, que si él daba una sugerencia, ellos debían entenderlo como una orden que debía acatarse y llevarse a cabo, de inmediato, sin discusión.

Esos son los privilegios de un líder.

Claro está, una cosa es entender una sugerencia como una orden y atenderla de inmediato, cuando quien da esa sugerencia no sólo tiene autoridad por el puesto sino que además es una autoridad moral por ser congruente entre lo que dice y cómo vive...y otra cosa es tener que acatar una orden de personajes como Trump o Peña Nieto y todos su clones gobernadores, que más bien recuerdan a Hitler o a Calígula, con sus ocurrencias, excesos y disparates, y sobre todo, falta de ligitimidad, como el ya tristemente célebre Alfredo del Mazo Jr.




La imagen, tomada del artículo ya citado, leído en yahoo.com  es de Thomas A. Becket, cuando es asesinado, justo al día siguiente que rechazó realizar la "sugerencia" que el rey le había dicho.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate