Ir al contenido principal

El gatopardismo y el compromiso

Hace unos días salió a la luz algo que ya se sospechaba, que ya se intuía.

Que el gobierno espiaba. Se supo que espiaba a todos, no a los sospechosos de cometer delitos, sino que todos los ciudadanos eran susceptibles de serlo. En especial, se supo que espiaba a aquéllos que hacían el trabajo que debía hacer el gobierno, periodistas y defensores de los derechos humanos.


De inmediato, como ha pasado con muchas noticias relevantes y que ponen en entredicho lo que el gobierno debería estar haciendo, empezando por la misma secretaría de gobernación, salió diciendo que "no había pruebas". Vaya, no que no era cierto, sino que no había pruebas.

Cuando los periodistas y los ciudadanos espiados denunciaron y comenzó a decirse en todos los medios y ante el inevitable señalamiento de que el único que podía hacerlo era el gobierno, comenzó la estrategia para controlar los daños. No el reconocimiento de la culpa o del error, de ninguna manera. Fue como el ladrón que es sorprendido in fraganti, la gente empieza a gritar que lo atrapen, y el mismo ladrón también empieza a gritar lo mismo, que lo atrapen.

"Que todo cambie, para que las cosas sigan igual" Gatopardismo

Salió Ivonne Ortega, intengrante del CEN del PRI, denunciando que ella era espiada.

Luego el mismo presidente, antes de amenazar a todo aquél que dijera que el gobierno era espiado, dijo que él también se sentía espiado.

Finalmente, es posible que la estrategia de aventar otra "bomba" para distraer la atención también se utilizó. Al no haber capos que campturar ni exgobernadores que exhibir, se le encomendó a Elba Esther Gordillo que hiciera el trabajo sucio. Y entonces la señora denunció a el que la sustituyó como secretario del SNTE, de malversación de los recursos.

Ajá, escupir para arriba, darse baños de pureza, como se le quiera decir.

Es decir, toda la estrategia del PRI corrupto, ante la denuncia de los ciudadanos de ser espiados por el mismo gobierno, lo que hacen es rasgarse las vestiduras y decir que ellos también son víctimas.

En los tiempos de Peña Nieto, me doy cuenta que al menos de los priistas visibles, no hay uno solo en el que se pueda confiar al menos un poco, ninguno por el que se dé un centavo de credibilidad.

Lejos están los políticos mexicanos, empezando por los priistas por ser gente en la que se confíe, como lo que dice el expresidente sudamericano José Mujica.

Lo peor es que los ciudadanos de a pie actuamos de manera similar. Los referentes (gobernantes, profesores, sacerdotes) que deberíamos tener, al corromperse, hacen que uno diga, y yo porqué no.

Hace poco leí una nota que escribí por ahí en 2007, cuando decidí dejar el culto católico, cualquier culto y seguir caminando por mi cuenta. Una de las razones por las que dejé de asistir a la iglesia fue entender que desde que era niño y hasta ese momento, 30 años después, me habían dicho que había que vivir entregando el alma, hablando con verdad y hacer valer esa palabra.

No lo he logrado al 100%, he fallado, pero aún creo en ello. Me he caído, me he levantado, recogido los pedazos, remendado los girones y sigo pensando lo mismo:

Ofrecer el corazón y creyendo en el sueño de Mujica que es mi sueño,
ofrecer mi palabra como documento y mi mano como contrato.

Y aún más, ¿para qué entrar a un aula sino para ofrecer el corazón?

¿Quién dijo que todo está perdido?










Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Mujer que mira el techo

"Aunque soy un pobre diablo casi siempre digo la verdad [...] Dejo sangre en el papel [...] y cada verso es un girón de piel" Víctor Manuel cantante español Una mujer que mira el techo mientras un hombre se mueve agitadamente sobre ella. La mujer solo está aguantando, esperando que el hombre termine.  Mira el techo o mira hacia a un lado, intentando evadirse, sentir que no está ahí. El hombre, cuando se distingue por un machismo anacrónico, no piensa ni por un instante si la mujer debe sentir también placer, él ha sentido placer al entrar y quiere terminar pronto, como cualquier otro macho de una especie diferente que solo busca entrar y eyacular por instinto para asegurar su progenie. Es posible que cuando una mujer mira el techo, mientras espera, con dolor, enojo, tristeza, miedo, asco o indiferencia, en ese momento el hombre que está sobre ella deja de ser hombre, en el sentido de género, deja de ser humano. No hay empatía, no hay ese "considerar al otro o la otra&quo