A veces...

En esta vida, muchas cosas no salen bien.
Uno planea, sueña, imagina cómo desea que sean
o pasen las cosas.
Al final uno debe conformarse con una fracción
de eso que soñó, a veces el bosquejo fue mejor
de lo que resultó el proyecto terminado.

No obstante, en ocasiones,
los astros se alinean,
en ocasiones los dioses no juegan a los dados,
en ocasiones la vida es generosa...

y eso que uno pensó, eso que uno planeó,
ocurre tal cual, incluso, mejor.

Si bien, imaginé que ese par de colores
se llevarían más o menos bien,
resulta que la fracción de luz que entra
en las mañanas, hace de ese espacio,
un lugar todavía mejor
de lo que pensé.

Sólo por estas excepciones,
me abstengo de lanzar maldiciones
contra la vida.

Es una hija de puta, pero a veces es buena.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.

Baila...y cállate