Ir al contenido principal

Las medusas colgantes

Escrito originalmente el 22 de enero de 2011. Es curioso lo fácil que era construir una escena de los recuerdos y encontrar analogías. Encontrar ritmos y tiempos, cuando se amaba. 
Pero después de las primeras dos muertes, según la serie Dark, la de la ingenuidad y la de la inocencia, resulta difícil.


Estaba ahí sentado esperando, viendo a través del cristal que dividía al restaurante del patio. La vista era agradable, algunos jardines, un gran árbol y una alberca en el medio con el agua iluminada y quieta. Al fondo, las habitaciones del hotel.

Recordaba la primera vez que se vieron, hace un año. La forma circunstancial como se encontraron. La forma en que se gustaron, la forma en que se amaron y la forma en que se despidieron.

Sin preguntas incómodas por el pasado y sin planes para el futuro. Sólo un hombre y una mujer en el medio del espacio y del tiempo. Allí habían cenado hace un año. Allí se habían visto más en calma después del primer encuentro.

Él no dejaba de admirar la piel blanca de ella, su cabello rubio y sus lunares, es cierto, en la mujer a veces hay atributos físicos más evidentes, pero además de esos, tenía predilección por los lunares.

Ella lo estudiaba, veía a través de sus ojos, lugares y emociones que posiblemente él no conocía. Lo estudiaba no como el geólogo que intenta extraer información de la roca entre sus manos, lo veía más bien como el niño que se interesa en algo que no había visto nunca.

Así cenaron, platicando con sus bocas y con sus ojos y con sus manos, con sus distancias. Y luego, en la habitación, se observaron otra vez, se tocaron, conocieron sus texturas, se olieron, se probaron, se midieron.

Ahí en el cristal, él volvía a vivir esas escenas de hace un año. Su vista se dirigía hacia afuera del restaurante, pero su mente se quedaba en el cristal imaginando como su boca y sus dedos caminaban por la piel de la rubia.

Estar allí, esperándola, imaginándola, tan real era pensar en el aroma de su cabello como reales parecían las medusas suspendidas en el techo que en forma de lámparas se dispersaban en el salón del restaurante.





Comentarios

Anónimo dijo…
y así es como siempre intentamos volver al lugar donde alguna vez fuimos felices, deseando que las circunstancias se repitan, intentando propiciar un déja vu..

hermoso =)
gracias por compartirlo
Anónimo dijo…
y es así como intentamos volver al lugar en donde alguna vez fuimos felices, deseando profundamente que las circunstancias se repitan, intentando propiciar un déja vu...

me gustó mucho..
hermoso =) gracias por compartirlo

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Abuela y padres (1966) Bueno, creo que esta palabra es sinónimo de zopenco, tonto y similares. Esa es la definición en el diccionario de la lengua española Porrúa. Sin embargo, el tío Julio me dijo que en Atzalan, de donde es la familia de mi madre, zangaruto significaba alto, zancón, del que parece caminar con zancos.  En fin, sea como sea, más que por el significado, la elegí porque mi abuela materna, nativa de Atzalan, solía decirme así. Ella fue una de las personas a las que más estuve unido y por lo tanto, que más me han influenciado y recuerdo, por eso el nombre de este blog. Recordando a doña Benita Onofre

Apología de la obsesión (Video clip de la canción Te estoy queriendo tanto de Corcobado)

"Es una locura amar, a menos que se ame con locura" Proverbio italiano He visto este videoclip y creo que si la intención del autor es incomodar, cuestionar, desbalancear, lo logra muy bien. Quizá haya que separarlo en dos partes: el formato, la forma en que fue grabado, por un lado, y por el otro, el contenido de la letra. En cuanto al video, yo no recuerdo muchos videos en donde el vocalista sea también el personaje central de la historia que se está interpretando. También es interesante que casi en su totalidad el cantante está representando su papel y está cantando, hay unas pocas partes en las que no, pero la sincronía es perfecta. Quizá lo diferente de este video es el close up casi sostenido en todo el video de un aquelarre amoroso donde no vemos más que a la pareja, del cuello o de los hombros para arriba. Es posible que sobre todo al verlo la primera vez, resulta chocante, inquietante, molesto, ser espectador de un beso de dos extraños a tan corta dist

Mujer que mira el techo

"Aunque soy un pobre diablo casi siempre digo la verdad [...] Dejo sangre en el papel [...] y cada verso es un girón de piel" Víctor Manuel cantante español Una mujer que mira el techo mientras un hombre se mueve agitadamente sobre ella. La mujer solo está aguantando, esperando que el hombre termine.  Mira el techo o mira hacia a un lado, intentando evadirse, sentir que no está ahí. El hombre, cuando se distingue por un machismo anacrónico, no piensa ni por un instante si la mujer debe sentir también placer, él ha sentido placer al entrar y quiere terminar pronto, como cualquier otro macho de una especie diferente que solo busca entrar y eyacular por instinto para asegurar su progenie. Es posible que cuando una mujer mira el techo, mientras espera, con dolor, enojo, tristeza, miedo, asco o indiferencia, en ese momento el hombre que está sobre ella deja de ser hombre, en el sentido de género, deja de ser humano. No hay empatía, no hay ese "considerar al otro o la otra&quo