Baila...y cállate



Esa frase la leí hace unos días. Estaba escrita en la ventana trasera de un carro.

Puede parecer o es imperativa, intolerante...y similares. Uno puede imaginarse que un hombre le diga a su vieja...usté hace lo que yo diga...y se calla...

Pero, si imaginamos un poco, la frase me recordó las veces en las que uno llega a un lugar o va a iniciar una actividad y ocurre algo que nos perturba y que nos impide disfrutar el momento, y empezamos a quejarnos, a maldecir, a hablar con "si hubiera", y criticamos, nos enojamos, etc.

En ese instante, es cuando alguien debiera decirnos: baila y cállate, come y cállate, ve la película y cállate, ve el paisaje y cállate...El problema es que a veces no hay nadie que nos diga eso de forma imperativa y perdemos oportunidades valiosas de vivir porque reparamos en los detalles y no en el todo.

Releído y completado 18/05/17

Leo este escrito de hace casi diez años, ahora que en los últimos días

he descubierto nuevamente el derecho y el revés de las tortillas,
he podido desayunar sin prisas,
puedo paladear el sabor de una taza de café o un sorbo de vino,
puedo disfrutar de una ducha caliente escuchando el agua
con los oídos y con la piel.

Sí, baila, escucha, come, bebe, observa, siente...y cállate.


Comentarios

Jazmín dijo…
Gran punto, maestro.

Y si no le molesta, adoptaré la frase porque me parece que, de repente, me hace falta aplicarla en mi vida.

Siempre es un gusto leer sus reflexiones ^^

(Traducción: "Haré una manifestación para pedir actualizaciones más seguido").

Saludos!!
Anónimo dijo…
¡Muy bonito! Me gustó mucho la manera en que reflexionó la frase, y realmente, puede llegar a tener un sentido grosero, suena autoritario, es una orden, ¡una orden directa!. Pero una de las órdenes que se requieren en la vida para eliminar perjuicios y perturbaciones.

Sández.

Entradas más populares de este blog

¿Porqué Zangaruto?

Una muerte inútil.